El Gran Hotel

3,000

1932 | Drama – 113 Minutos

Dirección: Edmund Goulding
Producción: Irving Thalberg
Guion: Melchior Lengyel, Charles Brackett, Billy Wilder y Walter Reisch
Protagonistas: Greta Garbo, Joan Crawford, John Barrymore, Lionel Barrymore, Wallace Beery, Jean Hersholt y Lewis Stone

Una vez activado su boleto virtual tendrá 48 horas para disfrutar de la película. Consultas al WhatsApp: 8849-8034

Si ya compró su boleto virtual, disfrute la película aquí. Solo dele "Play" y ponga su password:

El doctor Otternschlag (Lewis Stone), un veterano desfigurado de la Primera Guerra Mundial y residente permanente del Grand Hotel de Berlín, observa: “La gente viene, se va. No pasa nada”.

El barón Félix von Geigern (John Barrymore), que desperdició su fortuna y se mantiene como jugador de cartas y ladrón de joyas ocasional, se hace amigo de Otto Kringelein (Lionel Barrymore), un contable moribundo que ha decidido pasar sus últimos días disfrutando una vida de lujo en el hotel. El antiguo empleador de Kringelein, el Director General Preysing (Wallace Beery), está en el hotel para cerrar un trato importante, y contrata a la taquígrafa Flaemmchen (Joan Crawford) para que lo asista. Ella aspira a ser actriz y muestra a Preysing algunas fotos de una revista para las que posó, lo que implica que está dispuesta a ofrecer más que escribir si él le ayuda a avanzar en su carrera.

Otra huésped es la bailarina rusa Grusinskaya (Greta Garbo), cuya carrera está en decadencia. Mientras se encuentra en el teatro, el barón decide robar sus joyas, pero cuando está robando ella regresa y él se esconde en su habitación. Más tarde, cuando la escucha hablar consigo misma acerca de un potencial suicidio, decide salir de su escondite y ayudarla, lo cual genera atracción por parte de Grusinskaya. A la mañana siguiente, el Barón devuelve las joyas de Grusinskaya, y ella perdona su robo. Ella lo invita a acompañarla a Viena, una oferta que acepta. Para ello, el barón necesita desesperadamente dinero para pagar su salida del grupo criminal con el que ha estado trabajando. Después de un juego de cartas, donde Kringelein gana todo, intenta aprovecharse de la borrachera de este para robar su billetera, pero se arrepiente y se la devuelve antes que descubra su robo.

Como parte de un plan de fusión empresarial desesperado, Preysing debe viajar a Londres y le pide a Flaemmchen que lo acompañe. Más tarde, cuando los dos están en su habitación Preysing ve la sombra del barón revolviendo sus pertenencias. Se enfrenta a este y Preysing lo golpea con un teléfono, matándolo. Flaemmchen ve lo que sucedió y se lo dice a Kringelein, quien se enfrenta a Preysing. Él insiste en que actuó en defensa propia, pero Kringelein llama a la policía y Preysing es arrestado…