El Retrato de Dorian Gray (1945)

3,000

1945 | Terror – 100 Minutos

Dirección: Albert Lewin
Música: Herbert Stothart
Guion: Albert Lewin. Historia: Oscar Wilde
Fotografía: Harry Stradling Sr.
Protagonistas: Hurd Hatfield, George Sanders, Donna Reed, Angela Lansbury, Peter Lawford, Lowell Gilmore, Richard Fraser y Morton Lowry
Pais: Estados Unidos

Una vez activado su boleto virtual tendrá 48 horas para disfrutar de la película. Consultas al WhatsApp: 8849-8034

Pueden disfrutar de esta película solo en Costa Rica
Si ya compró su boleto virtual, disfrute la película aquí. Solo dele "Play" y ponga su password:

Dorian Gray (Hurd Hatfield) es un hombre guapo, rico y joven que vive en el Londres del siglo XIX. Aunque por lo general es inteligente, también es ingenuo y fácilmente manipulable. Estos defectos lo conducen a una espiral de pecado y, en última instancia, de miseria.

Mientras posa para un retrato que pinta su amigo Basil Hallward, Dorian habla con un amigo de este: Lord Henry Wotton (George Sanders). Wotton es cínico e ingenioso, y le dice a Dorian que la vida merece la pena si uno la dedica enteramente al placer. Después Wotton convence a Dorian de que la juventud y la belleza le traerán todo lo que desea y Dorian desea abiertamente que su retrato pudiera envejecer en lugar de él. Realiza esta afirmación ante la presencia de una estatua egipcia, que supuestamente tiene el poder de conceder deseos.

Dorian visita una taberna, y allí se enamora de una bella cantante llamada Sibyl Vane (Angela Lansbury). Al final comienza un romance con ella, aunque con la desaprobación del hermano de Sibyl, y en unas semanas están prometidos. Aunque inicialmente contento, Dorian es convencido otra vez por Lord Henry de que opte por un estilo de vida más hedonista. Dorian envía a Sibyl una carta hiriente con la que rompe la relación, ruptura que «compensa» con una gran suma de dinero.

A la mañana siguiente, Lord Henry informa a Dorian de que la descorazonada Sibyl Vane se ha quitado la vida la noche anterior. En un inicio, Dorian se siente conmocionado y culpable, pero más tarde adopta la pose indiferente de Lord Henry, quien lo sorprende yendo a la ópera inmediatamente después de la muerte de Sibyl. Al volver a casa esa noche, Dorian nota un cambio en el retrato que Basil le ha hecho, que ahora está colgado en la sala de estar. El retrato parece ahora más severo, y tras una sacudida Dorian lo encierra en una habitación vieja y sin uso. Se vuelve aún más dedicado a vivir una vida de pecado y sin corazón.

Años más tarde, Dorian se acerca a su cuadragésimo cumpleaños, pero parece el mismo que cuando tenía veintidós. La gente del lugar está asombrada de que no parezca pasar el tiempo por él. Durante dieciocho años de libertinaje desenfrenado, el retrato ha permanecido encerrado, teniendo Dorian la única llave. Ha crecido cada vez con más paranoia de que el retrato sea visto por otras personas, y hasta despidió a los sirvientes que creía que podrían sospechar. Durante años, el retrato del joven Dorian se ha deformado adquiriendo el aspecto de una espantosa criatura demoníaca que refleja los pecados de Dorian. Finalmente Basil vislumbra el retrato y trata de hablar con Dorian…