Las Diabólicas (1955)

3,000

1955 | Terror – 114 Minutos

Dirección: H.G. Clouzot
Música: Georges Van Parys
Guion: H.G. Clouzot, Jérome Géronimi, René Masson, Frédéric Grendel. Novela: Pierre Boileau,Thomas Narcejac
Fotografía: Armand Thirard
Protagonistas: Vincent Price, Peter Lorre, Basil Rathbone, Leona Gage, Debra Paget, Lennie Weinrib, Joyce Jameson, David Frankham, Edmund Cobb, Maggie Pierce, Wally Campo, Jack Kenny y Cosmo Sardo
Pais: Francia

Una vez activado su boleto virtual tendrá 48 horas para disfrutar de la película. Consultas al WhatsApp: 8849-8034

Pueden disfrutar de esta película solo en Costa Rica
Si ya compró su boleto virtual, disfrute la película aquí. Solo dele "Play" y ponga su password:

El director de un colegio con problemas económicos, situado en el área metropolitana de París, el señor Michel Delasalle (Paul Meurisse), convive con su esposa Christina (Véra Clouzot) y su amante, la profesora Nicole Horner (Simone Signoret), a las cuales maltrata; también a los profesores y alumnos.

El colegio es propiedad de Christina -venezolana poseedora de una mediana fortuna-, que también ejerce de maestra y tiene el corazón débil. Pero las dos mujeres, cansadas de sufrir la constante tiranía y malos tratos del hombre que comparten, deciden asesinarlo por iniciativa de Nicole, lo que Christina sigue con grandes problemas de conciencia que empeoran su delicada salud. Para conseguir su propósito, ambas se desplazan en una furgoneta -Citroën 2 CV- al piso bajo de un pequeño y destartalado edificio que Nicole posee en una ciudad a unos cientos de kilómetros de allí. Con el fin de atraer a Michel a la trampa que le han tendido, Christina le telefonea pidiéndole el divorcio. Él acude de inmediato para evitarlo.

Nicole ha echado en una botella de whisky, un sedante. Christina le da más de un vaso a Michel, con lo que queda inconsciente. Luego, ambas meten al director en una bañera que Nicole ha llenado de agua y lo sumergen poniéndole una pesada figura encima y tapándolo con una amplia cubierta impermeable que servirá luego para envolver el cuerpo. Así lo hacen y, dentro de un gran baúl de mimbre que llevaban preparado, lo meten en la furgoneta con la ayuda de los inquilinos. Sufren algunas vicisitudes durante el viaje de vuelta al colegio que podrían haberlas descubierto, pero una vez allí, en la noche, arrojan el cadáver a la piscina, muy sucia por las hojas caídas de los árboles. Consideran que el cuerpo saldrá a flote en uno o dos días y que parecerá un accidente, con la tremenda angustia de Christina, durante la espera, de que eso suceda. Pero el cuerpo no sale a la superficie…