Amadeus

BZ$9.63*

*El precio puede variar un poco según el tipo de cambio. Leer más.

1984 | Drama Biográfico – 161 Minutos
Película disponible solo en Costa Rica

Dirección: Miloš Forman
Producción: Saul Zaentz
Guion: Peter Shaffer
Protagonistas:F. Murray Abraham, Tom Hulce, Elizabeth Berridge, Roy Dotrice, Simon Callow, Christine Ebersole y Jeffrey Jones

Una vez activado su boleto virtual tendrá 48 horas para disfrutar de la película. Consultas al WhatsApp: 8849-8034

Pueden disfrutar de esta película solo en Costa Rica
Categorías: ,
Si ya compró su boleto virtual, disfrute la película aquí. Solo dele "Play" y ponga su password:

La película cuenta la vida de Wolfgang Amadeus Mozart (Tom Hulce), narrada por Antonio Salieri, el antagonista del filme (F. Murray Abraham). La historia, que no es lineal, comienza cuando el ya anciano Salieri intenta suicidarse tras haberse confesado culpable del asesinato de Mozart, que no habría muerto por causas estrictamente naturales. Los criados de Salieri, tras derribar por la fuerza la puerta tras la cual se encontraba el ensangrentado y moribundo anciano, inician un traslado de urgencia del cuerpo a un sanatorio. Allí, ante la amenazante posibilidad de que este volviese a intentar quitarse la vida, un joven sacerdote es enviado a su alcoba para escuchar su confesión. El padre, apellidado Vogler, pronuncia una frase conocida y usada incluso a día de hoy por los religiosos: «Todos los hombres son iguales ante los ojos de Dios». Esta afirmación inofensiva desencadena el más profundo rencor de Salieri, quien responde sarcástico: «¿Lo son…?». A raíz de esta frase, decide contar la historia sobre sus gloriosos años en la corte del emperador de Austria. Un relato plagado de celos, mediocridad y también una admiración enfermiza. Un ambicioso Salieri, aún en edad adolescente, hizo un pacto con Dios; el chico le entregaría su castidad y su afán de trabajo a cambio de que le fuera concedido un gran talento musical para poder glorificar al creador con sus composiciones.

En la etapa inicial de la narración, Salieri todavía no había conocido personalmente a Mozart, pero sí que había oído hablar de él y también era seguidor de su música. Antonio Salieri admiraba las composiciones de Mozart y estaba más que emocionado ante la posibilidad de poder conocerle durante un salón literario al que había sido invitado y en el que se interpretarían algunas de las obras de Mozart bajo la batuta del mismísimo compositor. Sin embargo, cuando finalmente encuentra a Wolfgang, Salieri queda decepcionado ya que su vulgar personalidad no concuerda con la grandeza de sus piezas. De hecho, la primera vez que comparte espacio con Mozart, encuentra al joven arrastrándose por el suelo y jugando con su futura esposa Constanza Weber (persiguiéndola y haciendo chistes obscenos, usando las palabras al revés).

Salieri, que había sido católico devoto durante toda su vida, no puede soportar que Dios haya elegido a un ser que él considera despreciable y no a él como receptáculo de un don tan puro, por lo que termina renunciando a su religión y fundiéndose con su funesta ambición frustrada, ya imposible de ignorar.